Semifinales #FIBAWWC2018 USA vs Bélgica

Llegamos al fin de semana de competición, los dos últimos días donde se decidirían los peldaños del podio, la antesala de la gloria o el fiasco de no haber podido estar en la foto final.

Abrían el fuego dos aspirantes con trayectorias dispares, con modos de ver esta competición y de entender el baloncesto de manera diferente.

Por un lado las Estadounidenses, el país por antonomasia del baloncesto, allí fue donde se gestó y allí es donde esta la mayor potencia del mismo, grandes individualidades, si no soluciona una el partido lo hará la otra y así cualquiera de las 12 componentes del elenco de barras y estrellas.

Por otro lado la nación debutante, uno de los países más pequeños de esta competición, pero que ha conseguido reclutar a un elenco de jugadoras que forman un colonia de  “Gatas” (así es como se las llama en Bélgica, que van al unísono todas a una, pero dentro de la colonia hay dos felinas que son de una raza especial, estas “gatas” son Kim Mestdagh y Emma Messeman, pero que no les ocurre como a las individualidades norteamericanas, estas jugadoras forman parte de ese todo, aun que ese todo juegue para ellas.

Las “Cats” desde el salto inicial tratando de tú a las estadounidenses, la desvergüenza de la juventud, el descaro que da el ser la Selección debutante, que no tienes nada que perder y todo que ganar, ver el cielo abierto, y a fe que lo vieron, porque desde él llovían los triples de un acertadísimo perímetro flamenco que proporcionaba la primera ventaja en el marcador de las belgas 26 – 21.

Mientras USA saliendo como es su tónica habitual en este #FIBAWWC2018 muy apagadas, como si esto no fuera con ellas, permisivas en defensa y cometiendo muchos errores en ataque.

En el segundo cuarto más de lo mismo, las americanas parecía que pasaban por el Santiago Martín, mientras que las flamencas trataban las jugadas de todas las formas y maneras, siempre buscando cómo anotar entre tanto rascacielos de color rojo, hasta que Delle Donne se puso las pilas y junto con Steward trataron de reconducir la diferencia que existía en el electrónico hasta conseguir nuevamente igualar la contienda, teniendo las yanquis que meterse en el partido antes de lo acostumbrado en ellas que es a mediados del tercer cuarto.

El partido se fue al descanso con un apretado 38 – 40.

image

Diana Taurasi ordenando el juego de las estadounidenses

Las estadísticas cantaban claramente una de estas dos cosas, que las americanas o estaban jugando nuevamente a medio gas, sin necesidad de esforzarse o que el run-run que había entre los periodistas (no estadounidenses) era que las yanquis venían ya con el deposito en malas condiciones y que tenían que dosificarlo, o de otra forma no llegarían en condiciones optima a finales de partido ante rivales de entidad, como por ejemplo las Opal, ya que contra las “Gatas” que tampoco estaban sacando las uñas como lo hicieran ante las #Gladiadoras o las “Blue”.

En resumidas cuentas, o viviríamos una segunda parte muchísimo más intensa que estos primeros compases que entonces se entenderían de tanteo, o podríamos estar ante una sorpresa mayúscula en el baloncesto mundial, la debutante, gana a la actual campeona de Europa, también se deshace de la Sub – campeona, y para rematar la faena a la campeona Olímpica y del Mundo.

En el tercer cuarto continuaba la igualdad con una Bélgica jugando de cine, con una Estados Unidos cambiando un poco el ritmo y la intensidad con una Diana Taurasi que ya se ponía en plan “aquí estoy yo” y lideraba el despegue de la Selección de las barras, y sobre todo, estrellas, que llegó al doble dígito 57 – 73.

Bélgica en el último cuarto apelaba a su racha en el tiro exterior, que hasta aquel entonces era de 30% y con varios consecutivos recortaba la sangría de puntos endosados por las yanquis, pero la argentino-norteamericana no quería que el partido se les escapase de las manos, y cual ley de la física, a toda acción belga, le suponía una resistencia igual o mayor a la ejercida, es decir que si metían las “Cats” una canasta ella replicaba con un triple, manteniendo una ventaja de 16 puntos.

Y así terminó el partido con las estadounidenses, que van a su enésima final mundialista, siendo por (valga la redundancia) enésima vez un rodillo, pero teniendo en frente un equipo que les duró más de 2 cuartos y que se medirá al perdedor del España vs Australia por una meritoria y posiblemente muy merecida tercera posición de este #FIBAWWC2018 77 – 93

Sergio Orozco

Zona Mixta:

Messeman

Taurasi

Imagen: FIBA

 

Anuncios

Autor: masbasketcom

Web pionera en el baloncesto femenino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s